Programa un calendario de contenidos

Hay personas que publican una o dos veces por semana, quizás una vez al mes. No importa. Lo que de verdad cuentas es respetar ese calendario editorial, salvo cuando las circunstancias de verdad lo impiden.

Si acostumbras a publicar cada miércoles, pues ya sabes lo que tienes que hacer cada miércoles. No intentes forzar tus publicaciones, es mejor empezar poco a poco, publicando un artículo de calidad al mes, que no lanzar un post semanalmente y que sea mediocre.

Ante todo, debes priorizar la calidad ante la cantidad.

¿Por qué es importante un calendario de contenidos?

Porque tienes que educar a tu audiencia, publicar contenido útil, relevante y entretenido, de tal manera que tu público objetivo espere con muchas ganas cada miércoles para leer tu próximo artículo.

Categoriza tu contenido

¿Qué tipo de post vas a publicar?

¿Infografía, videotutorial, podcast?

¿Algún testimonio de un cliente?

Anotar y etiquetar cada tipo de post te ayudará a desarrollar tu estrategia de contenido y hacerla mucho más enriquecedora.

Crea una lista de posibles post

El primer paso es crear una batería de artículos sobre los que quieres escribir. Anota un mínimo de 10, cuantos más, mejor.

Si no quieres complicarte demasiado, lo más sencillo es echar un vistazo a los blogs que sigues, y analizar que contenidos son los que más se comparten, reciben más comentarios, es decir, resultan mucho más interesantes para tu audiencia.

Anota siempre todas tu ideas

No importa si estás desayunando, en el gym o en la cama a punto de dormir. La creatividad no espera, así que ten a mano siempre tu móvil, o una agenda, para tomar nota de las buenas ideas que llegan a tu cabeza.

No esperes a mañana, o dentro de un rato, porque te aseguro que no lo recordarás. La inspiración llega cuando menos te los esperas, así que coge tu móvil y crea una nueva nota con esa idea que se te ocurrió.

Prepara tu post con una semana de antelación 

Es recomendable un par de post preparados, por si llegan tiempos de “vacas flacas”, la creatividad se ha marchado y no hay manera de ponerse a escribir algo interesante.

También para aquellos momentos en los que estamos muy ocupados, por distintos motivos, y ni tan siquiera disponemos de una hora para sentarnos a escribir.

Selecciona una hora y un lugar para escribir

Tienes que buscar tu propio templo de escritura. Un lugar casi sagrado donde puedas escribir sin distracciones, a solas con tus pensamientos. Es importante establecer una buena rutina para redactar tus post, siempre a la misma hora.

De esa manera enseñas a tu mente a crear un hábito para fomentar y dar rienda suelta a tu creatividad. Casi sin darte cuenta vas a escribir mejores publicaciones, invirtiendo menos esfuerzo y tiempo.

Prepara algunos bancos de imágenes antes de escribir el post

Como sabes, las imágenes son un pilar fundamental en tu estrategia de marketing de contenidos, y por esa razón es importante tener preparado previamente 3 ó 4 bancos de imágenes.

Dependiendo del tipo de contenido que quieras publicar, es recomendable localizar antes las imágenes que quieras utilizar, y combinarlas con los bancos de imágenes que has seleccionado previamente.

No edites, sólo escribe

Este es un error muy frecuente. Muchos bloggers se sientan a escribir un post, y, entre frase y frase, revisan la gramática, acentuación, si está correctamente redactado…. Craso error.

Cuando las palabras llegan a tu cabeza de forma continua, rápido, sólo escribe, no piensen en nada más. Ya habrá tiempo para revisar, editar, añadir fotos, iconos.

Lo importante es que las principales ideas queden plasmadas en tu post, y que no se pierdan en una maraña de pensamientos.

Se breve y directo

Si puedes decir lo mismo con menos palabras, hazlo. No te enrolles, evita escribir por rellenar el post y sumar palabras. No estamos en un examen. Es tu artículo, y lo que que verdad importa es la información.

Si lo que cuentas no es relevante, mejor no decir nada.

El momento de editar

Misión cumplida. El post está terminado. Ahora si tienes que revisarlo detalladamente en busca de faltas de ortografía, signos de puntuación, errores de redacción y escritura, etc.

Pide opinión a una tercera persona

A la hora de escribir padecemos la llamada “miopía del post“. A menudo tendemos a idealizar nuestro post. Nos da la impresión que es perfecto, minuciosamente redactado y estructurado, pasando por alto errores importantes.

Por ese motivo, te recomiendo pedirle a tu compañero que lea el artículo completo y te de su opinión.

Esto te va a permitir corregir y mejorar tu post, subsanar errores que quizás tu no has sabido apreciar y deben corregirse antes de publicarlo.

 
Fuente: http://goo.gl/aFg2Jq

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//webmaster.com.do/wp-content/uploads/2019/03/BannerWMLite.png