Hoy en día es fundamental para las distintas empresas vender visualmente su servicio o producto, y por este motivo es muy importante saber crear la presentación perfecta a la hora de mostrar nuestro informe al posible cliente.

Es preciso crear presentaciones de calidad, claras y que despejen cualquier duda que pueda quedar en la mente del cliente, haciendo fácil de recordar el mensaje que hemos intentado transmitir con nuestra ponencia.

Por ello, queremos mostrar algunas claves para lograr que nuestra presentación sea todo un éxito.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, cuando vamos a ver a un cliente para exponerle lo que le vamos a ofrecer, éste lo que quiere, en definitiva, es tener una idea lo más clara posible y lo más completa de lo que vamos a hacer por él y las necesidades que vamos a satisfacer, además de cómo lo vamos a hacer.

Por lo tanto, es imprescindible para nosotros realizar una presentación lo más sencilla posible, sin que sea recargada en material o en contenido, de forma que su atención no se vea distraída por elementos que no nos interesa mostrar.

Menos es más, es decir, es preferible incluir en nuestra presentación los puntos claves y luego desarrollarlos nosotros de viva voz a crear un dossier con muchísimo contenido que cree en el posible cliente una sensación de agobio.

La idea de sencillez para llegar a nuestro cliente es lo que debe primar en la presentación de nuestros servicios, por lo que también debemos trasladar ese aspecto al documento, incluyendo frases cortas sin mucha subordinación, resaltando las palabras clave y añadiendo párrafos breves que permitan centrar la atención del cliente en lo realmente importante.

Por otro lado, la elección de la tipografía es crucial para que tengamos éxito. Debemos escoger cuidadosamente el tipo de letra, ya que debe facilitar la lectura, como por ejemplo, Sans Seriff, y evitar aquellas que nos puedan restar credibilidad o seriedad como empresa o profesional, como las Comic Sans o Algerian.

Algo que también debemos tener en cuenta es qué colores vamos a usar en nuestra presentación, ya que de ellos dependerá que la lectura sea más fácil. Usemos colores que den un aspecto limpio a nuestro documento, y huyamos de cualquier combinación que resulte incómoda de leer.

Por último, está bien darle más valor a nuestra presentación con recursos varios como imágenes, vídeos o capturas de pantalla, pero siempre teniendo en mente el objetivo de no convertir nuestro dossier en meras imágenes, y huyendo de recursos de mala calidad y que contengan marcas de agua, ya que eso nos dará una imagen pobre a los ojos del cliente.

Debemos pensar siempre que una presentación es lo que nos puede abrir las puertas de un nuevo cliente, y por eso es necesario que pongamos en ella todos nuestros sentidos.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//webmaster.com.do/wp-content/uploads/2019/03/BannerWMLite.png