Básicamente es una variante de la impresión 3D en donde se emplean materiales especiales, que incluso podríamos llamar ” inteligentes”, porque se adaptan al entorno en donde están,  llegando a transformarse, autoensamblarse y autorepararse.

La impresión en 4D sucede cuando los materiales físicos y biológicos impresos en 3D están “programados” para que una vez salgan de la plataforma de fabricación, ajusten por si mismos sus formas o propiedades según la funcionalidad del objeto.  Skylar Tibbit investigador del MIT lo define así: “Es como la robótica pero sin cables ni circuitos, ya que puedes imprimir una pieza que se transformará en algo más”.

Para que la forma se adapte se necesita usar materiales especiales, con estructuras sobre todo geométricas que permiten que el diseño interactúe, todo ello activado con energía, que puede ser dinámica, eólica, la misma gravedad, etc.

Si bien con la impresora 4D todavía se podrán imprimir toda clase de figuras para todos los ámbitos, lo cierto es que esta tecnología fue pensada y desarrollada para dar un paso más allá de las herramientas, adornos y prótesis. El verdadero potencial de la impresora 4D se ha puesto al servicio de la ciencia y la salud.

Impresión 4D: La transformación es la clave

Básicamente, el concepto principal de la impresora 4D es tomar la capacidad e impresión 3D, pero añadiéndole la capacidad de hacerlo mediante materiales diversos y con capacidades especiales que le permiten entre otras cosas, transformarse, es decir que el objeto realizado mediante esta tecnología pueda variar de forma, convirtiéndose en algo diferente.

Esta capacidad puede ser aprovechada para la impresión de objetos mediante la utilización de materiales que respondan a estímulos térmicos, cinéticos, gravitatorios, magnéticos, neumáticos o de otros tipos, lo que se pudo confirmar fehacientemente a través de un trabajo realizado por la prestigiosa Universidad de Wollongong, en donde desarrollaron un gel el cual es capaz de transformarse de acuerdo a la temperatura en la que se utiliza.

Sin embargo, el logro más importante conseguido por la impresión 4D hasta el momento es la elaboración de un implante respiratorio que es capaz de modificar sus dimensiones de acuerdo al desarrollo de los pacientes, en este caso recién nacidos. El material empleado en la elaboración del implante es conocido comoPolycaprolactone, un tipo de polímero de polyester biodegradable.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//webmaster.com.do/wp-content/uploads/2019/03/BannerWMLite.png