Dentro del estudio del comportamiento del consumidor, existe un apartado llamado lealtad de marca. Desde de un punto de vista de marketing, la lealtad a la marca se demuestra a través de compras por repetición que son resultado de un vínculo bien cimentado entre el negocio y el cliente. Las marcas que logran esto pueden presumir que tienen una influencia poderosa en la vida de sus clientes.

Cuando este vínculo es fuerte, la marca pasa de tener clientes actuales a clientes leales, que funcionan como embajadores de promocionan los productos sin esperar nada a cambio.

Construyendo lealtad de marca

Hemos aprendido que para ser leales a algo, hay que tenerle confianza, por lo que estos dos elementos van de la mano. Cuando una marca logra que el cliente tenga la confianza suficiente para adquirir uno de sus productos, está dando un paso para lograr pasar de ser un cliente regular a un cliente leal.

Es necesario que realices un estudio del comportamiento del consumidor, para que logres entender cuáles son los elementos que influyen en su decisión de compra. Posterior a esto, podrás comenzar a entender el papel que juega la lealtad en las demandas de tus clientes. El secreto está en añadir algún valor en cada una de las etapas de compra de que tu cliente va a experimentar.

El consumidor aún es considerado cliente potencial – En esta etapa, el cliente se encuentra en la búsqueda del producto y no tiene claro cuál es su mejor opción. Está buscando algo que lo haga quedarse con una marca. Algunos probablemente estén huyendo de una marca que les ha proporcionado un pésimo servicio al cliente o porque el producto no ha satisfecho sus necesidades.

  • El consumidor ha detectado tu marca como opción. Has aparecido en el radar del cliente y ahora está interesado en conocer más sobre tus productos y lo que tienes que ofrecerle. Quizá encontró en tu negocio alguna ventaja sobre tu competencia.
  • El consumidor pasa a ser cliente. Ya no es solo una persona buscando algo en tu tienda. Ahora ha encontrado algo de su interés y lo ha preferido por encima de lo que la competencia ofrece.
  • El cliente adquiere el producto. Ha decidido que eres su mejor opción y ha adquirido alguno de tus productos. En esta etapa el servicio al cliente juega un papel fundamental para lograr que el cliente dé el salto y pase de ser cliente regular a cliente leal.
  • El cliente regresa a repetir compras. El cliente es seguidor de la marca, consume los productos y los recomienda. Regresar a realizar una segunda compra significa que tiene interés por permanecer como cliente por un largo rato, así que es momento de que te apliques y pongas atención a su comportamiento, para que puedas crear acciones que lo mantengan a gusto con tu marca.
  • El cliente repite compras y genera recomendaciones. Ahora sí, puedes decir que el cliente comienza a demostrar su lealtad a la marca. Esto lo puedes comprobar en las recomendaciones que hace de tus productos, de tu servicio al cliente y hasta del contenido que seguramente publicas en tu blog. Quizá en este punto sientas que ya tienes su lealtad, pero eso no se verá hasta que llegue uno de tus competidores y ponga frente a él algo que pueda conquistarlo. Si tus clientes pasan estas pruebas, entonces tus acciones de marketing han logrado que tengas clientes leales. No desaproveches esto y sigue cosechando esa relación.

 
Fuente: http://goo.gl/dQUlzQ
 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//webmaster.com.do/wp-content/uploads/2019/03/BannerWMLite.png