Para actualizar nuestro sistema operativo, tenemos que tener en cuenta las debidas precauciones, ya que si algo sale mal puede darnos problemas importantes. Actualmente los desarrolladores han pulido el procedimiento que instalar un sistema operativo o actualizarlo es una tarea bastante sencilla y debemos tomar las debidas precauciones.

1.- Comprobar que el hardware sea compatible

Antes de cualquier cosa, lo primero que tenemos que hacer es comprobar que todo nuestro hardware, tanto interno como externo, sea compatible con la nueva versión del sistema operativo.

La misma precaución debemos tomar para el software, ya que si bien existen herramientas que nos permiten solucionar problemas de compatibilidad, lo cierto es que podrían no funcionar.

2.- Hacer copia de seguridad

Si estamos a punto de actualizar, lo mejor que podemos hacer es realizar una copia de seguridad de todos nuestros datos, incluyendo configuraciones, fotos, videos, documentos y todo lo demás que nos interese.  Afortunadamente para ello tenemos disponibles la posibilidad de hacerlo en un disco duro externo o en la nube.

3.- Instalar los controladores más recientes

Si bien en las últimas versiones de Windows el problema de los controladores de dispositivos ha sido resuelto, ya que son capaces de instalar prácticamente cualquier hardware sin intervención de parte nuestra, sin embargo, no es mala idea descargar los controladores oficiales de cada pieza de hardware para evitarnos cualquier problema en la instalación.  Tener almacenados todos los controladores necesarios es una buena idea en el caso de que algo inesperado suceda.

Para obtener estos controladores, debemos conocer cuáles son y luego abrir el navegador y acceder al sitio web de cada fabricante.

4.- Borrar todos los archivos que no usamos

A pesar de que una limpieza periódica es una buena alternativa para mantener nuestra computadora en buena forma, antes de comenzar con una actualización de Windows es más que recomendable que realicemos un profundo saneamiento de todos los archivos y documentos que no estemos usando, para evitar que traspasemos cosas que no sirven al nuevo sistema, y con ellos también los errores.

Esto significa que deberemos desinstalar programas, juegos o cualquier otra aplicación que no usemos, vaciar la cache del navegador y ordenar los documentos personales. Para ello nada mejor que herramientas como CCleaner o las integradas en el propio Windows.

5.- Almacenar las claves de producto

Si bien Windows es capaz de detectar las licencias en forma automática, para evitarnos problemas en la actualización, una buena idea es almacenar todas las claves de producto de Windows, Office y todos los demás programas que requieran de una licencia válida para poder ejecutarse.

6.- Desinstalar Cortafuegos y Antivirus

En la actualidad sería prácticamente un suicidio navegar en Internet o utilizar una computadora sin tener instalado un firewall o antivirus, sin embargo pueden llegar a ser bastante molestos cuando se trata de actualizar un sistema operativo, más que molestos, pueden llegar a arruinar.

Fuente: http://goo.gl/l2ao5c

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//webmaster.com.do/wp-content/uploads/2019/03/BannerWMLite.png